Ultimamente he estado trabajando con un nuevo marco conceptual de trabajo basado en la hibridación de tres metodologías, Design Thinking, Customer Development y Lean Startup, que está dando lugar al denominado Business Design.

Design Thinking es un proceso y conjunto de técnicas que se usan para crear soluciones basadas en el diseño y centradas en el usuario. Estas soluciones pueden ser productos, servicios, espacios, sistemas y modos de interacción.

Para aplicar este proceso es necesario no solo usar herramientas sino desarrollar habilidades que nos permitan ser intuitivos, ser capaces de reconocer patrones, utilizar nuestras emociones para generar ideas, y no sólo utilizar nuestras palabras para expresarnos. Este proceso está formado por la superposición de tres espacios: observación, ideación e implementación.

Por su parte la metodología Customer Development de Steve Blank presenta un método por el cual validamos nuestro modelo de negocio en un proceso de búsqueda. Este concepto fue aplicado por Eric Ries en su término Lean Startup que engloba desarrollo ágil, la metodología customer development y lean manufacturing. Eric propone el ciclo construir, medir y aprender para conceptualizar las acciones que se llevan a cabo para comprobar de forma rápida si un producto es adecuado o no en un mercado.

Como os decía he trabajado (y experimentado) en el diseño de un framework denominado EDV (Entender, Definir y Validar) inspirado en dichas metodologías, y que supone un enfoque innovador para abordar el proceso de creación de una empresa, así como el de innovación en una empresa consolidada. Además, como no puede ser de otra forma, fruto de esa experimentación, el EDV está en continua evolución. En este sentido, estoy contando con la inestimable colaboración de Alvaro Pareja (@alvaropareja), mi socio en 33insights.

EDV Proceso

Las diferentes iteraciones (no es un proceso lineal, sino iterativo) realizadas con el EDV nos ayudarán a validar nuestra idea y poder convertirla en un modelo de negocio.

En definitiva, se trata poder tener un esquema mental, apoyado en una serie de herramientas, para abordar un proceso de innovación continua, en un contexto de elevada incertidumbre y donde se hace imprescindible gestionar adecuadamente los recursos disponibles.

De forma resumida os esbozo las tres fases de las que consta el EDV Framework:

ENTENDER: Diseña tu idea desde el cliente

Esta fase tiene como objetivo crear una base de conocimiento sobre el cliente, el entorno, y la competencia, llevando a cabo una serie de actividades de observación y comprensión. Trabajamos con herramientas como el Trend Canvas, análisis del entorno, la ficha de persona, el Mapa de Empatía o el análisis del tamaño de mercado y del mercado objetivo.

DEFINIR: De la idea al modelo de negocio

Esta fase vuelca la mayor parte de conocimiento que hemos obtenido en la fase de observación sobre herramientas que nos permitan definir y concretar el servicio o producto que vamos a entregar, la propuesta de valor y el modelo de negocio.

En este sentido, los planes de empresa tradicionales, con estructuras de costes y ventas y con proyecciones a 3-5 años son relevantes en una fase en la que los supuestos básicos del negocio han sido probados y el negocio ha alcanzado cierto nivel de madurez.

Para evitar eso utilizaremos herramientas como el business model canvas, el value proposition canvas y los patrones de modelos de negocio. Se trata de utilizar herramientas para profundizar en el diseño de propuestas de valor cada vez de mayor calidad y en línea con lo que los clientes realmente necesitan.

VALIDAR: Descubrimiento de clientes.

Para completar el EDV veremos cómo identificar un cliente potencial con un problema que no está bien resuelto por el mercado. Esta fase es fundamental, ya que tendrás que descubrir si tus hipótesis (definidas previamente en el business model canvas y en el value proposition canvas) para el problema que solucionas, el producto que quieres desarrollar y a los clientes a los que te tienes que dirigirte, son válidas.

Para ello tendremos que diseñar experimentos con los que validar o invalidar dichas hipótesis. Utilizaremos herramientas como lean stack, javelin board, el embudo de conversión, etc., para hacer un seguimiento de los mismos.

En próximos post desarrollaré las herramientas fundamentales incluidas en cada una de las tres fases del EDV. Espero que este post os haya servido de inspiración en la gestión de vuestros proyectos. Y como siempre, siéntete libre de aportar o sugerir cualquier comentario.